El arte de educar

30 octubre, 2014

El amor abre horizontes

Filed under: Familia — Etiquetas: — albayalde @ 5:37 pm

José Luis Font Nogués

La natural apertura que la persona tiene hacia los demás es una característica positiva sin la que no se puede desarrollar el curso de los días de una vida ni una pacífica convivencia con los demás.

La primera apertura del niño es una petición de ayuda y un conocimiento de su pequeño entorno. Al cabo de poco tiempo ese niño comienza a tomar iniciativas con respecto a los demás y dice con naturalidad “yo te quiero”. La autonomía que adquiere le hace relacionarse con otras personas en el juego y luego en los estudios primarios. Más tarde aquel niño ya va camino de la independencia para elegir las personas con quienes se trata.

La persona mayor ya es consciente de la necesidad de amar y de recibir amo, de saber amar con buena reciprocidad. Llegado a este punto la persona reflexiona en cierto grado sobre qué pueda ser el amor y en este proceso puede equivocarse inducido por los errores que presente el egoísmo: tanto menos amor cuanto mayor sea el egoísmo y viceversa.

A poco que acertemos en nuestras reflexiones nos daremos cuenta de que el amor nos hace buscar el bien de los demás y por ello deseamos arreglar lo mejor posible el mundo que nos rodea, para que todo se desarrolle en provecho de quienes amamos. Así: una madre arregla la casa para que la familia viva a gusto; cualquier miembro familiar deja todas sus cosas ordenadas y limpias para lograr la agradable convivencia; tratamos de gobernar las cosas y las situaciones de la mejor manera posible, no para nuestra satisfacción sino para provecho de los demás; estamos dispuestos a perdonar con paciencia, aunque lleve tiempo curar una herida o lograr una rectificación en el culpable y en el lesionado; nos ocupamos siempre de unir y evitamos la separación porque los vínculos del amor son realmente duraderos y estables; de esa permanencia resulta el bien de los que se aman; somos creativos de tal forma que las luces nuevas que yo aporto a los demás les hace felices y ellos usan mis brillantes o novedosas ideas o aportaciones para hacerse más y mejores personas.

La persona que se deja inundar de amor es progresivamente más creativa porque le interesa la felicidad del otro o de los otros y cualquier avance le parece poco con tal de ver conseguida esa felicidad, aunque esa creatividad es serena y llena de armonía vital. Esa persona que sabe amar es a la vez paciente porque sabe respetar la libertad de los demás, ama la libertad de los otros, a los otros los ama libres.

De esta manera, las relaciones humanas adquieren una riqueza que despiden fragancia, buen olor, perfume. Los amados se hacen fiables el uno para el otro, o los unos para los otros, porque saben que no habrá traiciones por parte de amado. Por extrapolación, el entorno de la persona que sabe amar es un lugar feliz y contribuye al bien de toda la sociedad.

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: