El arte de educar

5 julio, 2013

Michael Nyman y Bach en Granada (Festival Internacional de Música y Danza 2013)

Filed under: Música — Etiquetas: , , — albayalde @ 6:26 pm

Salvador Sánchez Muñoz

(Artículo publicado en la revista "Festival 2013", COPE nº 16, Granada, junio de 2013)

Es ya actual el nuevo encuentro de Granada con el tradicional Festival Internacional de Música y Danza que nos hace gozar de buena música y nos ofrece la oportunidad de familiarizarnos con compositores y artistas más desconocidos. Nuestra tierra, llena de motivos artísticos sensibles, es capaz de valorar las distintas muestras musicales que aquí se dan cita anual.

El Patio de los Arrayanes acogerá en la noche del 24 de junio a Michael Nyman, conocido compositor  de la banda musical de la película El piano, aunque no suficientemente admirado por el amplio espectro musical al que ha dedicado su vida. Se nos ha anunciado en la programación del Centro Nacional de Difusión Musical, en coproducción con el Festival, que nos va a ofrecer un recital que es “un diálogo directo y sin intermediarios con Bach”, algo así como “un amistoso ajuste de cuentas y un acercamiento al gran Johann Sebastian Bach”, ¿qué hay detrás de esa advertencia?

Revista "Festival 2013", COPE, nº 16, Granada junio 2013   Artículo de Salvador Sánchez Muñoz, pag 1   IMAG0156   Artículko de Salvador Sánchez Muñoz, pag 3

Michael Nyman (Stratford, Londres, 1944) es un experto músico que se destaca en las vertientes de la crítica musical, la composición y la musicología, aunque también experimenta el arte plástico fotográfico e instalaciones. A Nyman le interesa todo el arte y de todo tiempo, aunque no es inactivo, él investiga la música, habla con compositores actuales y colabora con todos, estudia las partituras del pasado e innova añadiendo a la música tradicional nuevos tiempos, lentas transformaciones, nuevos instrumentos, la reiteración de frases musicales y otras iniciativas que están a su alcance. Algunos de los procesos musicales de Nyman entroncan con el planteamiento del minimalismo experimental de los años 50 y 60 de cuestionarse los límites de las formas en las que contar el tiempo en la música, empezando a utilizar ciclos que no son razonables en la concepción clásica de la duración de una frase o de un movimiento. Así mismo hallamos en muchas de sus composiciones una presencia fortísima del barroco que es el ámbito de especialización del Nyman musicólogo.

En la obra de Nyman se puede ver claramente esta faceta de musicólogo en su constante referencia a músicas de diferentes periodos de la historia, que conoce muy bien. Desde música del Siglo XVI y XVII inglés que son bastantes desconocidas para el resto de Europa, hasta las más recientes y conocidas e incluso músicas no centro-europeas ya que estudió etnomusicología en Rumanía cuando era joven y siempre le ha fascinado aprender técnicas de composición de otros países y otras culturas.

Buen conocedor por tanto de la música tradicional, Nyman desarrolla la corriente musical minimalista iniciada en la década posterior a 1960 y basada en una repetición sistemática con motivos aleatorios y  la mínima cantidad de elementos sonoros. Es la música creada –entre otros- por Philip Glass, Young, Hobbs, White o  Cardew, aunque sólo el primero de ellos encabeza la serie de cierto prestigio.

Para entender a un compositor es necesario oír su obra y atender a lo que nos quiere comunicar. A Michael Nyman podemos conocerlo fácilmente por la música que compuso para la película El piano, aunque pueda ser lo menos significativo de su obra creadora. Cabe reflexionar que en gran medida su creación musical de bandas sonoras para el cine, que tanto han llegado al gran público, o la línea más popular de sus últimos discos han formado un “muro” que en muchos casos hace que no se relacione al compositor con su producción experimental, que es una de sus facetas compositivas más interesantes e ingeniosas.

Nyman es pianista, escribe conciertos, música de cámara, óperas y tiene su propia banda llamada Michael Nyman Band; utiliza con frecuencia la música barroca como fuente de inspiración porque la conoció bien en el King’s College de Londres siguiendo al experto académico Thurston Dart y este aspecto lo luce en su álbum Mozart 252 encargado por la BBC para conmemorar el 250 aniversario de éste genio de la música; entre sus obras experimentales de minimalismo está la que tiene por título 1/100que realiza con la técnica de acordes barrocos ralantizadosy se encuentra publicado en el disco Decay Musiceditado en 1976 por Obscure Records, la discográfica creada por Brian Eno; ha compuesto bandas sonoras para películas como Gattaca, Ravenous y The End of the Affair, aunque su popularidad ha sido máxima con la ya referida banda sonora de la película El piano, Palma de Oro del Festival de Cannes (1993), banda sonora ganadora en el Premio del Instituto de Cine Australiano (1993)  y también en el Premio de la Asociación de Críticos de Cine de Chicago (1994). Y no se limita Nyman en su creación artística, ¿por qué no introducir sonido de motor como hace en Dance of the engines?

Junto con sus partituras, también conocemos a Nyman por su tratado de investigación y propuestas musicales que escribió en 1974 sobre la música experimental bajo el título Experimental Music: Cage and Beyond. El libro comienza a escribirlo hacia 1965 como resultado de su trabajo como crítico musical, trabajando con músicos de todo el mundo; posteriormente se revisa en 1999 y es publicado en español en 2006 por la Universidad de Gerona. Hoy nos interesa especialmente en Granada por ser un estudio de la influencia que ejerce John Cage -discípulo de Schoenbergy experto en música aleatoria- en los compositores de música clásica.

Tras asomarnos a Nyman cabe preguntarse qué música hace Nyman. Podemos aproximarnos a través de la obra titulada 4’33’’de su compositor investigado John Cage, obra en tres movimientos que son interpretados sin tocar ninguna nota, o creaciones para pianos preparado cuyos sonidos se alteran colocando objetos (preparaciones) sobre o entre sus cuerdas, en los macillos o en los apagadores. Pero Nyman es perfecto conocedor de la música clásica barroca y realiza reinterpretaciones de elementos musicales del pasado –Waltz o In Rai Don Giovanni– donde va superponiendo paulatinamente diversas capas musicales. Y Michael Nyman no se detiene, avanza en It Could Be A Song, It Could Be A Beat, donde junto a la propia voz de Nyman está también la de Brian Enocon, ahora las capas musicales son formadas por la repetición de palabras.

En nuestro Festival granadino atenderemos a Nyman que nos habla de Bach, ¿qué nos dirá de Bach? El Centro Nacional de Difusión Musical nos comunica que Nyman es un músico que “ama a Charlie Parker, a Tito Puente y a Gorecki, que sabe lo que es componer para casi todo, de la ópera al cine pasando por el piano o el cuarteto de cuerda, un icono discutido y admirado –y que, por cierto, sabe mucho, muchísimo de música–” y nos avisa que no nos dejará indiferentes en su acercamiento al gran Johann Sebastian Bach. Nos queda oírle.

Blog de WordPress.com.