El arte de educar

16 julio, 2010

Vivir en la finura interior del niño original

Filed under: Citas educativas — albayalde @ 8:55 pm

Robert Speeman

El hombre es un ser que necesita de la ayuda de otros para llegar a ser lo que propiamente es. Esto vale también para la conciencia. En todo hombre hay como un germen de conciencia, un órgano del bien y del mal. Quien conoce a los niños sabe que esto se aprecia fácilmente en ellos. Tienen un sentido agudo para la justicia, y se rebelan cuando la ven lesionada. Tienen sentido para el tono auténtico y para el falso, para la bondad y la sinceridad; pero ese órgano se atrofia si no ven los valores encarnados en una persona con autoridad. Entregados demasiado pronto al derecho del más fuerte, pierden el sentido de la pureza, de la delicadeza y de la sinceridad. Para ellos, la palabra es ante todo un medio de transparencia y de verdad. Pero cuando, por miedo a las amenazas, aprenden que hay que mentir para librarse de ellas, o experimentan que sus padres no les dicen la verdad y emplean la mentira en la vida diaria como normal instrumento de progreso, desaparece el brillo de sus conciencias y se deforman: la conciencia pierde finura. La conciencia delicada y sensible es característica de un hombre interiormente libre y sincero, cosa que nada tiene que ver con el escrupuloso que, en lugar contemplar lo bueno y recto, se observa siempre a sí mismo y analiza con angustia cada uno de sus propios pasos. He aquí una especie de enfermedad.

Spaemann, Robert. Ética: Cuestiones fundamentales. Eunsa (8ª edición). Pamplona 2007, pag 99

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: